La importancia de que valoren tu trabajo

Muchas profesiones están padeciendo de intrusismo profesional devaluando el tiempo y el trabajo de otras

 

Hace unos días, en una conversación, me comentaban que un profesor, no diré de dónde, después de explicarles a sus alumnos la importancia de tener y crear una buena estrategia de marketing utilizando buenas herramientas, algunas de ellas de pago, y la buena experiencia profesional del asesor de marketing para poder conseguir buenos y rápidos resultados, comentaba que para ahorrar en gastos a la hora de crear o mejorar la imagen corporativa, no era preciso disponer de un diseñador para, por ejemplo, crear un logotipo ya que, según decía, en la actualidad hay páginas y herramientas con las que puedes tú mismo crear el logotipo e incluso toda la imagen corporativa.

Es curioso que este pensamiento esté bastante generalizado. La gente cree que hacer cuatro líneas y rellenarlas de un color, lo puede hacer cualquiera ahorrándose un coste que muchas veces se piensa que es injustificado, pero pensemos en las pequeñas cosas que realizamos y que sin duda les damos su valor.

Si tienes una molestia en la espalda y necesitas un masaje, seguro que no lo piensas y decides ir donde un profesional fisioterapeuta u osteópata para que te alivie, en vez de que te lo de tu pareja, que sin duda, te será mas placentero.

Si necesitas dar una mano de pintura a las paredes de tu casa irás donde un pintor especializado, en vez de tomar tú las riendas y  montar un cristo de proporciones bíblicas al darte cuenta que no sólo has pintado las paredes, si no que ahora tienes el suelo a juego del color elegido en la pared.

También podríamos poner ejemplos de muchas otras profesiones que están padeciendo de intrusismo profesional. ¿Quién no tiene cerca un amigo informático que le ayuda en la lucha diaria contra el rebelde PC?

¡A cada cual lo suyo señores!

Como diseñador en Denocheydia me han pasado muchos casos de este tipo; gente que quiere que le insertemos en su web o en su tarjeta corporativa el logotipo que ha realizado en media hora él mismo con el Word o Paint y claro; “Pónmelo bonito para que se vea bien”. Imposible, si tenemos una mala base… milagros a Lourdes. Quedará pixelado,  un trabajo final de mala calidad.

Cuando decides que un diseñador tiene que realizar algún trabajo bien sea corporativo, de grafismo o web, no sólo estas contratando los servicios de un profesional que te va a dibujar cuatro líneas y te los va a rellenar de tus colores corporativos, si no que te va a asesorar y a explicar, las nuevas tendencias, lo que va mejor, en dónde y cómo poner y crear tu “mundo corporativo”, algo con lo que te identifiques y con lo que los demás tengan una idea clara de lo que tú haces y a lo que te dedicas.

Dicho esto y volviendo al título de este post, ¿Cuánto vale tu tiempo? Para realizar este asesoramiento corporativo y realizar estos trabajos siempre se tarda un tiempo que depende de muchos factores, si se tiene clara la idea, si se da con ella, si se tiene toda la información o documentación para realizar el proyecto, etc… En definitiva, y con todo esto, pagas por lo que sé y por el tiempo que dedico. Este es mi “producto” el Know How personal, y claro, nuestro saber no se regala, que es con lo que nosotros trabajamos, un recurso tan valioso como el de cualquier material o capital y… tiene un precio.

Por tanto y para finalizar, déjense aconsejar por un buen profesional y valoren su trabajo y su tiempo invertido en el proyecto.

Web & Graphic Designer